Los microorganismos proliferan en ambientes húmedos, calientes y oscuros. Muchos productos cosméticos están hechos a base de agua y se suelen almacenar y utilizar a temperatura ambiente en lugares húmedos de la casa, como el cuarto de baño, lo que incrementa la posibilidad de contaminación.

Los cosméticos sufren cambios a lo largo de su vida útil, por lo que resulta necesario incluir en su formulación conservantes capaces de evitar o reducir el crecimiento bacteriano. Los conservantes evitan la contaminación por microorganismos, como bacterias y hongos, durante el almacenamiento y utilización del producto por el consumidor.

Si no se utilizaran conservantes, los productos cosméticos, al igual que los alimentos y otros productos manipulados directamente por los consumidores, podrían contaminarse con microorganismos, con la consiguiente degradación y pérdida de eficacia del producto, y podrían llegar a provocar irritación, infecciones u otros efectos nocivos para la salud de los consumidores.

conservantes

¿Cómo se determina que los conservantes utilizados en los cosméticos son seguros?

Los conservantes deben someterse antes de su utilización a una rigurosa evaluación de seguridad (incluida en el product information file – PIF) realizada por personal experto y formado.

Los conservantes deben ser seguros, compatibles con todos los ingredientes, solubles y con capacidad de dispersarse para optimizar su conservación. El objetivo es utilizar la concentración mínima que garantice una eficacia óptima, evitando al mismo tiempo los problemas de seguridad relacionados con un determinado agente conservador.

 

¿Qué tipo de productos cosméticos deben contener conservantes?

Los productos cosméticos con alto contenido de agua, como cremas, lociones, máscaras y perfiladores de ojos líquidos deben contener conservantes para mantenerlos en buen estado y que su uso sea seguro. Los productos autoconservantes (es decir, aquellos en los que las bacterias no pueden proliferar debido a su composición) no necesitan conservantes a menos que su uso por los consumidores pueda provocar una proliferación microbiana.

 

¿Cómo se conservan los productos etiquetados como «naturales» o «bio»?

Independientemente de los reclamos, las denominaciones comerciales o su etiquetado, todos los productos cosméticos tienen que estar adecuadamente conservados y someterse a ensayos que prueben la eficacia de sus sistema conservante. Esto es especialmente importante en el caso de los productos cuya etiqueta indica que contienen agua, ya que los microorganismos proliferan en medios húmedos. Lo mismo ocurre con los productos cosméticos «naturales» o «bio», que deben someterse al mismo nivel de ensayo que cualquier otro producto cosmético para garantizar que se conservan adecuadamente y son seguros para el consumidor.

Para seleccionar un sistema de conservación eficaz es preciso tener experiencia y conocimientos sobre la interacción entre los conservantes y los demás ingredientes en una fórmula.

Qualliance te asesora y te acompaña en el proceso de formulación de tu producto cosmético. Consúltanos!